Uncategorized

Jengibre, harina y mucho amor

A principios de diciembre mi amiga Susan nos propuso una quedada para hacer galletas navideñas con los niños, y por supuesto ¡dijimos que si! Además de lo bien que se lo iba a pasar y en lo ricas que iba a estar, era una ocasión excelente para tener un recuerdo de nuestros pequeños con las manos en la masa.

La verdad es que se lo pasaron genial, pero también es cierto que entre cortar galletas a su ritmo, siestas de por medio y demás, tardamos todo el día en hacer las galletas. Lo bueno es que en tan grata compañía se nos pasó el tiempo volando.

También hubo tiempo para muchas otras cosas, como probar unas gafas de realidad virtual (madre mía que mareo…), probar galletas, mimos con mamá, fisgar el congelador, decorar el árbol o regar las plantas, entre muchas otras ocurrencias de lo más peregrinas.

Al final salieron muchísimas galletas, así que a parte de comernos unas cuantas, también preparamos paquetitos para dar como regalos a amigos y familia. Al final del post os dejo la receta por si os animais a hacerlas 🙂

¿Habéis cocinado alguna vez con vuestros peques? ¿Cómo fue? ¿Alguna idea de receta sencilla para hacer con ellos?

¡Hasta pronto!

Pilar


Galletas de jengibre:

– 4 tazas de harina
– 1 cucharada de levadura en polvo
– 2 cucharaditas de jengibre molido
– 2 cucharaditas de canela molida
– 1 taza de mantequilla a temperatura ambiente (esto es importante)
-1 taza azúcar Moreno
– 1 huevo grande
– 1/2 taza de miel o melaza

  1. Mezclar bien los ingredientes secos.
  2. Batir la mantequilla con el azúcar hasta que se disuelva completamente, incorporar la miel y el huevo, finalmente incorporar la harina y las especies anteriormente mezcladas.Hay que conseguir una masa homogénea, si está muy pegajosa añadir más harina hasta que quede manejable.
  3. Colocar la masa en una bolsa de plástico tipo zip-lock o un recipiente hermético. Reservar en un lugar fresco pero no nevera durante al menos 2 horas y máximo 6horas (yo si las he metido en nevera). Estirar directamente sobre el papel de horno, o si se pega se puede extender con rodillo entre dos hojas de papel.
  4. Se puede meter en la nevera estirada o congelar antes de cortar con los moldes.
  5. Cortar las galletas
  6.  Precalentar el horno 180 grados y hornear entre 11 y 15 min para piezas grandes y entree 6-8 min para pequeñas o hasta que los bordes se pongan marrones.
  7. ¡A comer!

SaveSave

SaveSave

SaveSaveSaveSaveSaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

Uncategorized

Una celebración por todo lo alto

¡Hola!

El pasado 2 de agosto nos reunimos en el Parque Grande de Zaragoza para celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna regalando una foto a las mamás que acudieran con sus pequeños lactantes, y madre mía, ¡menuda celebración!

Primero de todo, ¡GRACIAS! Gracias a las mamás que vinisteis con vuestros bebés, y también gracias a los hermanitos mayores, a los papás, a los abuelos, y a los amigos que acudisteis con ellas. Gracias por apoyar sus lactancias, porque aunque dar el pecho sea cosa de la madre, el entorno, sobretodo el más inmediato, es un apoyo indispensable para nosotras.

También queremos pedir disculpas por la espera. La verdad es que cuando Ana y yo estábamos organizando esta quedada no pensamos que fuesen a acudir muchas familias, porque al fin y al cabo agosto siempre parece que es mala fecha para todo, y además no somos ni medianamente conocidas en esto de la fotografía de familia. Jamás nos imaginamos que se organizaría fila, y mucho menos como la que se armó, así que os pedimos disculpas y os agradecemos la espera.

Para nosotras fue una experiencia increíble, infinitamente mejor de lo que nos podríamos haber imaginado en nuestros sueños más osados… Disfrutamos de cada momento y de cada familia, y fue todo un honor poder presenciar tanto amor materno junto. He de confesar que esas miradas entre madre e bebé nos desarman, ¿cómo se puede decir tanto con apenas un gesto? Esa tarde fue toda una afirmación personal de nuestra pasión fotográfica por capturar ese amor único entre madres, padres e hijos.

También tuvimos cierta repercusión mediática, con artículos antes (aquí y aquí) y después de la quedada (aquí), lo que tampoco habíamos llegado a pensar en un principio.

Como os podéis imaginar, terminamos agotadas y con las tarjetas de memoria llenas de fotos que seleccionar y editar. Eso si, lo mejor de todo fue que al acabar, nos miramos y dijimos: el año que viene repetimos, ¿no? Así que el año que viene ¡esperamos ver caras conocidas!

Esperamos sinceramente que os gusten las fotos y que os llegue un poquito del muchísimo  amor que hemos puesto preparándolas durante estas semanas. Os dejamos una muestra de la tarde tan maravillosa que pasamos, aunque esta es tan solo una pequeña selección!

SaveSave

SaveSave

SaveSave

Eventos

¿Por qué doy el pecho?

Con ocasión de la semana mundial de la lactancia materna, rescato este post que escribí el año pasado para celebrar los 6 meses de lactancia exclusiva.  ¿Cuales fueron tu motivos para dar el pecho?

Hola a todos!

El post de hoy es muy especial para mi porque amamantar ha sido mi vida desde que Mateo llegó a este mundo hace ya 6 meses, así que para celebrarlo quiero explicar por qué elegí dar el pecho y como estoy viviendo esta experiencia sin igual.

Hay algo que nunca imaginé antes de tener a Mateo: por alguna misteriosa razón, mis pechos se convirtieron en una especie de asunto de interés general sobre el cual todo el mundo parecía tener una opinión. Si me diesen un euro por cada vez que alguien me ha preguntado algo relacionado con mis pechos podríamos a ver comprado una reserva vitalicia de pañales. Preguntas como: ¿por qué das el pecho? ¿Durante cuanto tiempo vas a dar el pecho? ¿Tienes suficiente leche? ¿Engorda lo suficiente solo con tu leche? ¿Por qué no le das biberón? ¿Cuando vas a dejar de dar el pecho? ¿Por qué no le das leche “normal”? (refiriéndose a la leche de formula) ¿Te sacas leche? ¿Por qué no te sacas leche? ¿No te cansas de dar el pecho?… Podría continuar, pero ya os hacéis una idea a lo que me refiero.

La verdad es que no me importan este tipo de preguntas, pero nunca me paro a explicar los verdaderos motivos de por qué elijo dar de mamar y me limito a dar una repuesta complaciente a mi curioso interlocutor, al fin y al cabo eso es todo lo que quieren. Pero hoy, celebrando 6 meses de lactancia materna exclusiva, quiero explicar las verdaderas razones de por qué lo hago.

Doy el pecho…

… porque siento que te alimento con amor.

… porque me derrito en la complicidad que hay entre nosotros cuando te alimento en mis brazos.

… porque tu alimento está siempre preparado, a la temperatura perfecta y nunca se acaba.

… porque puedo calmarte al momento.

… porque me miras con esos ojos preciosos y me haces sentir la persona más importante del mundo.

… porque me queda una mano libre para acariciar tu piel y tu pelito (o para hacerte cosquillas en tus piernas regordetas!).

… porque me encanta escuchar tu risa nerviosa cuando me acerco.

… porque sé que te doy lo mejor de mi.

… porque no quiero estar lejos de ti, quiero estar ahí cuando me necesites.

… porque me siento más conectada con mi propia naturaleza, sabiendo que todas las mujeres desde el principio de nuestra especie y de todas las razas y lugares hicieron y hacen lo mismo.

… porque no cuento rayitas en un biberón, confío en ti y sé que comerás lo que necesites.

… porque simplemente es lo que mi cuerpo me pide hacer.

Estas razones son más que suficientes para mi para continuar dando el pecho durante el tiempo que Mateo y yo queramos, pero hay muchas más, muchas de ellas probadas científicamente, que demuestran las bondades de amamantar tanto para el bebé como para la mamá. Estas son solo algunas:

… porque los bebés amamantados tienen menos riesgo de padecer enfermedades digestivas y respiratorias a lo largo de sus vidas además de estar más protegidos contra otros virus.

… porque reduce el riesgo de desarrollar cancer de mama y de útero al mismo tiempo que disminuye los efectos de la osteoporosis.

… porque te ayuda a recuperar la figura que tenías antes de quedarte embarazada.

… porque es mas sostenible, ya que la leche de formula es leche de vaca sometida a varios procesos para reducir su contenido en grasa.

… porque es gratis y de mucha mejor calidad que cualquier otra leche.

… porque ayuda a la nueva mamá a confiar en ella y reduce la posibilidad de depresión post-parto.

… porque el bebé cambia la composición de la leche materna a través de la succión, dependiendo de sus necesidades.

… porque la leche materna “vacuna” a tu bebé contra los virus más comunes, por lo que enferma menos.

… porque te ayuda a conocer mejor a tu bebé.

… porque desarrolla una mayor autoconfianza en el bebé y le ayuda al desarrollo óptimo de su cerebro.

Hay muchas más razones pero voy a parar aquí para no eternizarme, en mi opinión estas son más que suficientes!

Dar el pecho me ha dado una nueva vision de mi misma y me ha hecho descubrir el amor a otro nivel, aunque la verdad es que el comienzo no fue fácil. Cada día y en cada toma, me alegro que haber mantenido mi determinación en amamantar a Mateo, superando muchas dificultades, desde físicas hasta sociales. Me alegro de no haberme dado por vencida, de haber confiado en mi instinto como madre y como mujer, y gracias a ello ahora disfrutamos los dos de una lactancia materna muy satisfactoria.

Como decía más arriba, esta es MI experiencia y MIS razones, y soy consciente de que cada mamá y su bebé son una combinación única e irrepetible y que lo que funciona para unos quizá no funcione para otros. Al fin y al cabo, una mamá feliz significa un bebé feliz, y eso es lo único que importa. He escrito este post porque le debía a mi bebé una respuesta sincera a todas esas preguntas del principio. No espero con esto que mis pechos dejen de ser un asunto público, pero quizá la próxima vez que alguien me pregunte entraré en mas detalle de por qué hago lo que hago. Con un poco de suerte, otras mamás conseguirán disfrutar de sus lactancias tanto como yo.

Espero que os haya gustado el post, y me encantaría escuchar vuestras experiencias dando de mamar a vuestros bebés!

Feliz dia!

Pilar & Mateo

SaveSave

SaveSave

SaveSave

Eventos

Celebra con nosotras la Semana Mundial de la Lactancia Materna (del 1 al 7 de agosto)

¡Queremos celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna contigo! ¿Y qué mejor manera de hacerlo que con una foto con tu peque?

La fotógrafa Ana Pardos y servidora, hemos organizado una quedada en el parque Grande José Antonio Labordeta para juntarnos, pasar un buen rato, y además regalaros una foto con vuestros pequeños a todas las mamás que acudáis al encuentro.

También contaremos con la presencia de dos asesoras de lactancia por si surge alguna duda, o si alguna mamá necesita ayuda, que siempre es mas difícil de encontrar en verano.

¿Donde y cuando?

Lugar: Parque Grande José Antonio Labordeta (en los jardines de al lado del Batallador)

Día: 2 de agosto

Hora: de 19 a 21 horas

¿Como funciona?

  • Venid al Parque Grande en el día y la hora indicada
  • Os haremos unas fotos mientras nos conocemos, charlamos y pasamos un buen rato
  • Te enviaremos una foto en alta resolución por email en el plazo de dos semanas
  • Lo único que pedimos a cambio es tu email y permiso para publicar esa foto en nuestra web o redes sociales

¿Quienes somos?

Somos Ana y Pilar, amigas desde hace muchos años, de cuando las dos vivíamos en Barcelona hace ya mas de una década. Nos conocimos en una oficina; la recepcionista de la mañana estaba de vacaciones y yo la sustituía durante unas semanas, y Ana me relevaba en el horario de tarde. Aquello fue amistad a primera vista, principalmente por esa alegría que Ana desprende de manera natural y que no quieres que nunca mas falte en tu vida.

Como suele pasar con las amistades largas, no siempre tienes tanto contacto como te gustaría. Vidas que toman rumbos diferentes, otros países, nuevas etapas… Nuestro contacto se volvió más esporádico casi sin darnos cuenta, hasta que de repente encontramos un nuevo vinculo común, probablemente mas fuerte que ninguno anterior, yo estaba embarazada! Por aquel entonces, ana ya sabía de que iba la cosa porque es mamá de una niña y de un niño encantadores.

Tanto a Ana como a mi la maternidad nos trajo, además de un amor incondicional por nuestros hijos, una necesidad vital  de retratar a nuestros pequeños en su día a día, en su entorno cotidiano, intentando guardar un recuerdo de estos años tan mágicos y tan fugaces que forman la infancia. Así empezamos las dos nuestro camino fotográfico que nos brinda tantos momentos felices al presenciar ese amor único que tan solo se da entre mamá y bebé.

¿Por qué queremos celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna?

La lactancia fue para nosotras algo muy especial, maravilloso, y también muy duro al principio. Ana se sintió muy desamparada en cuestiones de lactancia cuando nació su hija mayor, y esa experiencia le llevo a hacerse asesora de lactancia y así que otras madres no se sintiesen tan solas y sin respuestas. Desde hace varios años lleva de forma voluntaria el grupo de lactancia de Sant Joan Despi junto con otras dos voluntarias, y también escribe un blog estupendo sobre los temas que van surgiendo en sus reuniones.

Por suerte, cuando me llegó el momento de dar el pecho, conté con el apoyo incondicional de Ana a través del teléfono, resolviendo tantas dudas y ofreciendo soluciones a mis múltiples dolencias que hacían la situación mas llevadera.

Sabemos que el apoyo entre mamás es vital para que una lactancia salga adelante, al menos lo fue para nosotras. Por eso, queremos dar las gracias a todas las madres que apoyáis a otras madres con vuestro ejemplo y celebrar la lactancia materna por la felicidad que ha aportado a nuestras crianzas.

Por favor, compartid el evento con todas las mamás que queráis. Hemos creado esta invitación digital para que la podáis descargar y reenviar mas fácilmente!

    

Espero veros por allí!

Pilar

SaveSave

SaveSave

SaveSaveSaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave